Año y medio con el Apple Watch ¿vale la pena?

El wearable de Apple por excelencia, el Apple Watch, salió a la venta en 2015 y fue a finales de octubre de ese año cuando tuve la suerte de ser obsequiada con uno de ellos por mi cumpleaños. Concretamente, con el Apple Watch Sport 38mm rosa.

El modelo Sport es el más barato y el más ligero, ya que su carcasa está hecha de aluminio anodizado. Las correas de este modelo son de fluoroelastómero, un material similar a la silicona pero mucho más resistente. Cuando leía lo del fluoroestómero me venía a la cabeza aquél anuncio del Volkswagen con ‘Ziritione’, que nadie sabía lo que era (yo aún tengo mis dudas) pero que te hacía pensar que tu coche era el más guay. En este caso, el material existe, pero no deja de ser algo anecdótico y orientado a justificar los casi 60 euros que cuesta en tienda un recambio de correa.

En su origen, se lanzaron tres modelos: Watch Sport, Watch y Watch edition.

Resaltar que el funcionamiento era exactamente el mismo, así como sus prestaciones, justificando el aumento de precio por los materiales del cristal, la caja y las correas.

El año pasado se modificó esa clasificación, desapareciendo el concepto ‘sport’ y dejando únicamente las otras dos categorías, dividiendo la primera en Series 1 y Series 2, y dejando la segunda exclusivamente para Series 2. Esta vez sí que existía diferencia en las prestaciones dependiendo de la serie escogida.

Podemos resumir la clasificación actual en el siguiente cuadro:

Modelo Series Pantalla CPU GPS Caja Cubierta trasera Agua
Watch 1 Vidrio ion-X S1P No Aluminio Composite Salpicaduras
Watch 2 Cristal zafiro S2 Si Aluminio
Acero inoxidable
Cerámica 50 m
Edition 2 Cristal zafiro S2 Si Cerámica Cerámica 50 m

Tamaños: Todos los modelos están disponibles en 38 y 42 mm.

Carga: Carga de inducción magnética combinada con la tecnología MagSafe.

Con la llegada de Series 2, lanzaron al mercado el modelo Watch Nike+, que ‘básicamente’ es un Sport con la correa agujereada (al estilo de los relojes TomTom) y dos faces (esferas digitales) que solamente puedes encontrar en ese modelo. Además lleva integrada la app Nike+ Run Club.

También podemos encontrarnos, el modelo Hermes, que es un Watch con correa de piel diseñada por Hermes y una face personalizada que solamente puedes encontrar en ese modelo.

Mi modelo pertenece a la primera generación, que no es lo mismo que la serie 1 actual. La serie 1 es idéntica a la primera generación, salvo en el procesador (más potente al ser de doble núcleo).. El año pasado junto con la serie 1 se lanzó la serie 2, que, aunque visualmente es idéntica (tienes que fijarte mucho en el lateral de la caja para ver la ranura por la que expulsa el agua) contiene varias mejoras, como son la incorporación de GPS, la resistencia al agua 50m y una pantalla más luminosa.

Con la llegada de las Series, la primera generación bajó de precio significativamente y por ahora la última versión de su sistema operativo es válida para ambas series, por lo que, si no vas a nadar o correr con el reloj, la primera generación (si la encuentras, porque en Apple ya no se vende) o la Serie 1 sería lo más recomendable. No es un Smartphone con el que cambies de aplicación rápidamente, así que no vas a notar la diferencia de velocidad de un procesador a otro cuando utilices las distintas aplicaciones. Y respecto a la pantalla, la del series 2 es más brillante, pero la de las otras versiones no se ve nada mal. Recordemos que es un reloj, no un teléfono. No vas a leer la biblia en él… como mucho los WhatsApp, notificaciones varias, mails por encima y alertas de calendario. Bajo el sol se ve decente.

Y una vez entrados en canción, os voy a hablar de mi experiencia como usuario final.

Cuando me lo regalaron tuve un poco de dilema interno, ya que colecciono relojes y justo antes de mi cumpleaños le había cambiado la pila a unos cuantos para ir alternándolos. El reloj me gustó, soy Apple fan, tenía muy claro que acabaría con uno en mi muñeca pero tampoco quería llevar el primer modelo porque era obvio que en breves sacarían uno de más prestaciones. La primera generación de cualquier gadget siempre es un poco ‘experimento’.

Pero era un reloj, y me encantan los relojes, y era de Apple… ¿alguien da más?

El packaging es toda una experiencia, venía con una caja de plástico para guardarlo extendido, que nunca he usado porque pasa las noches cargando en su base, pero era muy minimalista y de líneas limpias, como todo lo de Apple.

En esa época tenía un iPhone 5 de 16Gb, al poco lo cambié por un 6S de 64 GB. Se me quedaba corto con esas 16Gb, ya que hago muchas fotografías y tener que instalar también la app del reloj me dejaba poco espacio. En su primera aparición no había apps nativas para el Watch, eran todas como una extensión de tu Smartphone, aspecto que han mejorado con las siguientes versiones del Operativo.

Al principio me daba apuro llevarlo, incluso vergüenza, casi no se veían e ir a la calle con él me hacía sentirme observada cada vez que saltaba alguna notificación. Poco a poco me acostumbré y ahora lo llevo a diario, no llevo otro.

Se supone que no es sumergible, pero personalmente algún día despistada me he metido en la ducha del gimnasio con él y ha sobrevivido. Eso sí, cada vez que le caía una gota se encendía la pantalla, pero nada más. No me arriesgaría a meterme en la piscina con el modelo no sumergible, pero la prueba de la ducha la pasa. Hay vídeos en YouTube de usuarios que se bañan con él, pero no seré yo quien lo certifique.

Para cargarlo, se le acopla magnéticamente el cargador por la parte posterior del reloj. Carga rápido, en menos de una hora lo tienes al 100% si estaba al 0%. La batería te dura el día perfectamente, salvo que lo uses con la app de actividad que te contabiliza las pulsaciones constantemente, consumiendo batería de manera notable. Hay días que a la noche ya me salta que tengo menos del 10%, pero en este momento, llevo 14 horas sin cargar y está al 42%, habiendo entrenado esta mañana 1 hora con él. La pena es que el cargador, si se estropea sin estar ya en garantía, es caro (unos 25€) y es imposible encontrarlo en un bazar chino. Tienes que ir al oficial si o sí.

Por defecto te mide las pulsaciones cada 5 minutos, pero se puede desactivar y así ahorrar batería.

La ventaja número uno que le veo es que ahora me entero cuando me llaman. Antes si esperaba una llamada tenía que ir con el móvil en la mano todo el rato. Si lo llevaba en el bolso no me enteraba. Ahora te enteras porque el reloj te avisa (suena o vibra, según lo tengas configurado) y además puedes usarlo de manos libres y hablar por él en plan ‘Kit, te necesito’. Usarlo de manos libres lo he hecho en casa, pero fuera de ella la verdad que no lo veo… hay muchos tópicos que romper aun para hablarle a la muñeca por la calle y no flipen en colores.

Otra ventaja, es que aunque el reloj se comunique con tu móvil por bluetooth, esta distancia se amplía si el reloj y el teléfono están bajo la misma red wifi. Así puedes dejar el teléfono cargando en la mesilla y no perder ninguna llamada/notificación mientras te mueves por casa o la oficina. En mi caso, cuando voy al gimnasio, dejo el móvil en la taquilla y gracias al wifi me llegan los avisos cuando estoy en la sala (dos pisos más arriba).

Respecto a la mensajería, sí que se pueden escribir WhatsApp, pero solamente responder a la notificación, no puedes enviar un nuevo mensaje. O igual sí que puedes pero supongo sería con Siri y paso de que se confunda y le envíe el mensaje a otra persona. Puedes responder con iconos, frases de texto pregrabadas o hablarle al reloj y que lo traduzca a texto, cosa que hace bastante decente.

La agenda también es muy útil, saltando los avisos de la agenda en el reloj o pudiendo consultar la misma desde el propio reloj.

Puedes grabar mp3 directamente en el reloj y escucharlos a través de auriculares bluetooth, pero es una posibilidad que aún no he explotado, ya que de hacerlo tendría que desechar el iPod shuffle y de momento no quiero. Si no tienes iPod es una alternativa muy buena.

Passport te permite acceder al Ave, por ejemplo, enseñando el código en el reloj.

Shazam, gracias a accesos directos en las distintas faces, te permite saber que canción está sonando en cualquier momento. Mucho más disimilado que sacar el teléfono, y sobre todo más rápido.

La app de actividad te monitoriza mientras haces ejercicio, contando calorías y pulsaciones, pudiendo después guardar esos datos en el teléfono para sacar tus propias estadísticas. También conectar con amigos y retarte a ver quién se mueve más, consiguiendo distintos badgets por retos de movimiento.

También soy fan de las notas de voz, ya que van muy bien para apuntar ideas al vuelo.

Otra función que nos puede sacar de un apuro es la cámara, ya que puedes manejar el botón de disparo desde el reloj. Abriendo la app de cámara en el Watch, veremos en la pantalla lo que en ese momento está enfocando la cámara y podremos hacer la foto pulsando la pantalla del Watch. Una opción muy práctica cuando queremos hacer según que fotos y no tenemos palo selfie.

Y si pierdes el teléfono, siempre que esté al alcance del Watch, pulsando un botón en el panel de control del wearable podrás encontrarlo al hacer que el teléfono emita un pitido. Imprescindible para quien, como yo, tiene la mesa de trabajo llena de papeles.

El resto de aplicaciones no las uso mucho, porque para eso está el móvil. El gran error de muchos desarrolladores es decir que su app es compatible para Apple Watch, pero a la hora de la verdad no te aporta nada o te lo complica mucho. ¿Para que quiero ver el catálogo de Zara en el reloj? ¿De verdad piensan que alguien va a mirarlo allí teniendo el móvil a menos de un metro?

Como curiosidad, comentar que a veces tengo la sensación de que me vibra la muñeca, cuando no es así. He buscado sobre el tema en internet, pero nadie lo comenta. Se habla de esa vibración fantasma en los smartphones, pero no de los wearables. El cerebro es traicionero.

En resumen, es un wearable que hay que llevar a diario para hacerte a él, además si lo dejas en un cajón se va a quedar viejo en dos años, cuatro a lo ‘mucho mucho’. Se quemará la batería (aun no se habla del reemplazo de las baterías, no sé si darán la opción), o el operativo hará que cada vez vaya más lento (como pasa con los iPhone).

 

Yo que lo llevo todos los días, he resuelto la necesidad de variedad en mi muñeca con la adquisición de múltiples correas en colores varios. Las hay en Amazon, Aliexpress y similares a un precio bastante asequible. No son de fluoroelastómero, pero hacen el papel y si se rompen pues otra, que no hace duelo. Pero eso ya para otro post…

Pros

Nunca más llamadas perdidas.

Si eres un adicto al mundo conectado… es tu gadget.

Contras

Si se gasta la batería no marca ni la hora.

Permite ahorrar batería desactivando notificaciones, pero sin ellas es un reloj ‘caro’.

Shares 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *