Decepciones

Es curioso…

En un solo segundo puedes descubrir aspectos de alguien que te decepcionan por completo, y esa mano que siempre pondrías en el fuego por esa persona, de repente se retrae y se queda anquilosada en uno de tus bolsillos.

Puedes razonar, buscar explicaciones, mil motivos válidos… pero esa mano ya nunca más saldrá la primera a la hoguera para defenderle.

Traicionar nuestra fe ciega en alguien no tiene marcha atrás. Algo hace ‘crack’ dentro de tu cabeza y estás tan dolido que no te paras a arreglarlo. Y la relación ya nunca será igual, siempre oirás ese ‘crack’ retumbando en tu cabeza, impidiendo que olvides, aunque llegues a perdonar.

Tengo la cabeza llena de ‘cracks’.

Los peores de todos son aquellos que comienzan con un ‘click’. Tu intuición te dice hay algo que no encaja, que se tiene que romper por algún lado. Le rezas a todos los Santos para que ese presentimiento no sea cierto e intentas no pensar en ello. Te aferras a un clavo ardiendo (ese que tanto teme tu mano) y un buen día, sin avisar, todo se confirma con un ‘gran crack’ y te quemas la mano por sorpresa, cuando ya ni te acordabas de la temperatura del clavo que te sostenía. Y como duele…

He aprendido a aceptar a la gente tal y como es. No espero de nadie más de lo que es capaz de demostrarme.

El problema es que hay gente que se molesta tanto en vivir cara a los demás, que cuando rascas un poco se desquebrajan y se convierten en ‘cracks andantes’

Nadie es perfecto, ni siquiera yo. Son las imperfecciones lo que me atrae de la gente que me rodea, sus pequeños defectos.

Ser perfecto es tán aburrido….

Quiero seres imperfectos en mi vida, con una perfecta sinceridad.

No quiero más ‘cracks’

Shares 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *