Punto final

Los besos marchitos,

que ayer florecían,

resecan los labios que ayer te bebían.

Las manos vacías,

que ayer aplaudían,

suplican al aire por tu compañía

 

Los ojos llorosos,

que ayer sonreían,

enfocan el lecho donde me mecías

 

El corazón roto,

que suave latía,

palpita a lo loco…. porque te quería

Shares 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *